Author Archive for Israel Higuera

23
Sep
09

Krilin – When the time comes, there will be no time (2009)

La sorpresa de la temporada llega desde dentro de nuestras fronteras. En un año en el que los pesos pesados de casi todos los géneros están dejando caer sus nuevos trabajos, es el debut de unos vascos el que se ha llevado el gato al agua como la gran revelación de un año al que todavía le quedan algunos meses. Y es un verdadero orgullo saber que existen en España grupos capaces de sonar más interesantes e inspiradores que la mayoría de los que vienen de fuera, cuando a lo que estamos acostumbrados es a estar atentos a lo que viene de los Estados Unidos o el norte de Europa. Varios discos en los últimos años nos han mostrado que tenemos bandas capaces de poner en un aprieto a los grandes combos internacionales, y este que nos ocupa es la confirmación de que al fin estamos en disposición de convertirnos en uno de esos países exportadores de música de primera categoría.

Krilin han llegado sin levantar sospechas, sin promoción, sin un sello que les respalde y guardando un secreto que al ser revelado ha dejado boquiabiertos a todos aquellos que lo han escuchado. Ese secreto es su álbum de debut, Where the time comes there will be no time, una colección de diez canciones de una factura impecable y con el gran mérito de dejar entrever todas sus influencias pero integrándolas perfectamente en un sonido propio y con mucha personalidad. No se puede negar que estos chicos se saben de pe a pa el Vheissu de Thrice, el OK Computer de Radiohead y el White Pony de Deftones, tres discos sagrados y de cuyas relaciones polígamas nace este hijo bastardo. Contra todo prejuicio, Krilin suenan a los tres por igual pero a ninguno en particular, consiguiendo un disco tremendamente personal.

¿Qué puede salir cuando fundes los discos insignia de géneros tan dispares como el post hardcore, el indie pop y el nu metal, los remueves con paciencia y dejas secar al sol la mezcla? Pues un sonido totalmente nuevo, variado pero uniforme, unas veces contundente, otras melancólico, pero siempre con un resultado homogéneo, y esa es la gran virtud de este cuarteto: fusionan con maestría diversas influencias en un estilo totalmente compacto y reconocible.

Cada uno de los diez títulos es un imprescindible. El disco comienza de forma sosegada, con una “Elemental” que nos introduce en su universo en clave de post rock de gran delicadeza que torna rabiosa tormenta desde la mitad de la canción. “Intoxication” y “Myth of the Sun” se desmarcan como singles perfectos, de cadencia exquisita y sensibilidad majestuosa. “Coffee and Ants” por su parte es el trallazo del disco, con un riff matador y la colaboración de Marga de Trigger Travis para marcarse un tema arrollador, mientras que “Brave Stroke” supone el punto de madurez para esta primera parte del álbum, y que podría haber estado en la mencionada obra maestra de Thrice sin despeinarse.

Lo impresionante a estas alturas de disco es darse cuenta de que la segunda mitad es incluso más estimulante. El binomio que forman “Honest” y “(ab)” nos avisa: dos temas complementarios, el primero acústico y el segundo enchufado, con una preciosa melodía de guitarra para empezar y un final memorable con un guiño al “Creep” de Radiohead en sus dos últimos versos. Y para terminar, los tres temas que suponen la cumbre creativa de este magnífico trabajo como colofón final: “Body Exchange” hace gala de una emotividad que pone el vello de punta; “Why Hesitate” es, simplemente, una de las mejores canciones que he oído en mi vida (oír para creer) y “Some Like It Hot” finiquita el disco con un final apoteósico.

Las virtudes de Krilin son tantas que enumerarlas aquí sería eterno: sensibilidad, capacidad de hacer canciones redondas, un vocalista que se mueve con igual comodidad en varios registros, riffs poderosos, arpegios preciosistas… Un grupo que de no estancarse está llamado a ser uno de los grandes de nuestro país y quién sabe si de más allá de nuestras fronteras. Con un debut con tanta personalidad, trabajado con tanto mimo, con canciones tan buenas está claro que el límite lo ponen ellos. Y para colmo el disco sólo está disponible por descarga gratuita, con lo que lo puedes tener sin gastarte ni medio céntimo. Así que ya tardas.

DESCARGAR DISCO

Anuncios
12
May
09

Dredg – The pariah, the parrot, the delusion (2009)

Ya tenemos el esperado cuarto disco de Dredg, y la verdad es que está siendo objeto de gran controversia en múltiples sitios de la red de redes. Desde los que flipan con él hasta los que los destripan sin compasión, existe una amplia gradación de opiniones al respecto con lo que queda claro que si algo no inspira el álbum es indiferencia. Quizá esté justificado, y es que es cierto que los acólitos de este grupo suelen ser bastante viscerales y halagadores para con una de sus bandas favoritas. Sin embargo, lo que se puede decir sin miedo a equivocarse es que definitivamente Dredg han cambiado. Desde que sacaran ese experimental Leitmotif hasta hoy han ido mostrando un sonido cada vez más accesible y, digamos, comercial, y es algo que ha decepcionado a muchos. En este nuevo disco tenemos un intento de vuelta a los terrenos de El Cielo más que a los de Catch without arms, su anterior y más accesible álbum.

The pariah, the parrot, the delusion empieza fríamente, con esa Pariah que no consigue romper el hielo. Para más inri, el segundo tema ya es una instrumental, aunque interesante no obstante: Drunk slide. Esta nos lleva a Ireland, un presunto single que se queda en nada, bastante soso. Tras él nos espera la primera Stamp of origin, nombre dado a los cuatro cortes a modo de interludio que hay repartidos por el disco. Por fin, en el quinto corte del álbum, empieza lo bueno. Lightswitch no es seguramente lo mejor del disco, pero ese organillo del principio y la melodía final con ese pequeño crescendo y la despedida sobre piano y batería es sublime, pese a que la parte central tampoco sea genial. La misma sensación de quedarse a medias nos invade en Gathering pebbles, en la que consiguen emocionarnos de nuevo cuando llega un verso repetido sobre el que la guitarra va subiendo la intensidad pero que nunca termina de explotar.

La parte más interesante del disco es la central. Es aquí donde nos encontramos los cortes más directos y con clara vocación de singles. El primero de ellos es Information, una canción prácticamente perfecta de no ser por un puente que se hace eterno y no aporta nada, lo que estropea la fuerza que tiene su gran estribillo. Otro punto controvertido es que recuerda irremediablemente a Coldplay, lo cual no es malo pero quizá algunos fans no consigan asimilar que los autores de algo tan experimental como Leifmotif hayan acabado firmando un sonido tan pop. Tras un nuevo interludio guiado por piano y voz, llegamos a Saviour, que con un inicio guitarrero promete (al fin) un buen tema potente. La promesa se desvanece al llegar al estribillo, ñoño y dulzón hasta decir basta. La segunda instrumental del álbum, esta vez totalmente prescindible, nos lleva a I don’t know, el single más redondo del disco ya que no cae en la ñoñería de Saviour ni se alarga innecesariamente como Information. Otro buen estribillo y una melodía muy directa aunque el inicio recuerde muchísimo a una canción de los Pixies. De aquí al final del disco la cosa se vuelve más previsible y baja bastante el nivel. Sólo destacaría las dos intrumentales, la arrolladora Long days and vague clues y la preciosa Down to the cellar; además de Quotes, de influencia post rockera y con un buen crescendo aunque le sobre el final.

Un inicio frío y que descoloca bastante, un final soso y poco inspirado y una parte central donde se concentran las canciones más jugosas pero interrumpidas constantemente por cortes que no tienen nada que ver. En general, este nuevo álbum da la impresión de tener muchas buenas ideas y muchas no tan buenas, interpretadas, eso sí, como siempre con mucho mimo. Han intentado volver a la senda que abrieron con El Cielo forzando las cosas, y les ha salido mal la jugada: el orden de los temas rompe el ritmo por completo y la mayoría de las veces tienen algún momento bueno entre una maraña de paja. Quizá con haber cambiado el orden de las canciones, habiendo profundizado en algunas ideas y desechando otras, podrían haber firmado un disco genial, pero se ha quedado en simplemente un disco escuchable con buenos momentos. La pena es que Dredg solía ser un grupo que ofrecía bastante más que eso. Antes de acabar, un consejo: no te dejes engañar por el hecho de que casi la mitad de los cortes sean interludios o instrumentales… contienen algunos de los momentos más brillantes del trabajo.

Information:

DESCARGAR

13
Abr
09

Reaction-Reaction! – Discography (2008)

Después de muchísimo tiempo sin crear nada para mi querido blog, vuelvo hoy con una nueva recomendación de griterío. El motivo es que he conocido a este grupo, Reaction-Reaction!, de Barcelona, a raíz de su split con la ya asentada banda de emoviolence Gone with the Pain y los ya extintos Under the Waves. Los tres temas que aportaban estos chicos me gustaron bastante, en especial Philip Banks se lo come todo. Más allá de la cachonda referencia al tío de Will Smith en El Príncipe de Bel-Air, se trata de un trallazo screamo en la línea de los buenos tiempos del género en Europa con grupos como Raein o La Quiete.

Tras aquello decidí adquirir ese split junto con su ep Chasing a fuck, disponibles ambas referencias en Astoria, y dicho mini-cd de cuatro temas me gustó tanto o más que su parte del disco compartido. Para finalizar el recorrido cronológico, terminé comprando este CD-R llamado Discography que recoge todas sus grabaciones: un primer cd de ocho temas, los cuatro del ep y los tres del split.

Quince canciones en total en algo más de media hora que concentran algunos de los mejores momentos del género que recuerdo haber oído. El sonido de Reaction-Reaction! se resume en un screamo con dosis de hardcore y post-hardcore, destellos de emotividad y buen sentido del humor. En principio nada fuera de lo común; lo que hacía que este grupo mereciera la pena es lo bien que conseguieron fundir todos los elementos que componen su música para fabricar canciones increíbles. Desde los momentos de rabia crust a los pasajes melódicos más experimentales, pasando por los cambios de ritmo prestados de bandas cercanas al post hardcore como Hot Cross, el juego a dos voces de unos Circle Takes the Square, los momentos de locura controlada a lo Nervous Light of Sunday, las bases electrónicas, los sampleres de películas, los arreglos, y esa crudeza que los emparenta con bandas seminales del género como Swing Kids u Orchid… Todo está añadido en su momento preciso y en su justa medida, incorporando infinidad de detalles que se van descubriendo en sucesivas escuchas. Un sonido rico, variado y por encima de todo conciso, directo al grano. Porque si hay que destacar una virtud esa es la pretensión de la banda de no aburrirnos en ningún momento y consiguen su objetivo a base de variaciones sobre el mismo riff, melodía o ritmo en cada compás con lo que apenas hay partes que estén tocadas dos veces igual.

Hay que dejar claro que no inventaron nada, no revolucionaron el estilo ni lo redefinieron ni nada de eso; el verdadero legado que dejan Reaction-Reaction! son unos cuantos hits indiscutibles. El ya mentado Philip Banks, la genial Linoleum, el trallazo que es Tempo, el enorme final con esa pogueable Six seconds in Dallas o Malditos Roedores, quizá su mejor tema, nos hacen preguntarnos por qué esta banda no tuvo más éxito.  Y aún me dejo en el tintero otras muchas, que tampoco tienen desperdicio. Calidad está claro que nos les faltaba.

Como habréis deducido del hecho de que utilice el tiempo pasado para referirme a ellos, Reaction-Reaction! están separados, concretamente desde verano del año pasado. Por desgracia. De todas maneras su existencia sirvió para algo y hoy podemos disfrutar de sus composiciones en este recopilatorio que os recomiendo encarecidamente. Os lo subo porque es imposible encontrarlo en internet, pero sinceramente lo que creo que tendríais que hacer si os gusta es comprároslo, porque aunque sea un simple Verbatim con dos papeles, os va a costar el módico precio de 2 euros que seguro que os van a agradecer. Lo podéis pedir desde la web del sello/distri que llevan dos ex-miembros del grupo (que por cierto tienen una nueva banda con buena pinta, Heads and Heads), sólo tenéis que enviarles un mail. ¡Espero que os guste!

DESCARGAR

PD. Esta entrada va dedicada a zegers, que ha demostrado ser fan, que es bueno, y además exigente, que es todavía mejor.

21
Mar
09

WK Screamo Comp.

Bueno, pues me he decido a subir un recopilatorio que me he hecho con la crema y la nata del screamo de los últimos diez años. Hay bandas de todas las partes del mundo y he intentado que cada una esté representada con una de sus mejores canciones. Espero que os guste, y que podáis descubrir un par de bandas nuevas gracias a esto.

CD1

01. Circle Takes the Square – Our need to bleed (Circle takes the square, 2001) – Estados Unidos

02. Mihai Edrisch – Et pourtant (L’un sans l’autre, 2003) – Francia

03. Endzweck – Today (Strange love or how those learned to stop worrying and love bombs, 2004) – Japón

04. Cease Upon the Capitol – While sports provide a centered mind (Cease upon the capitol, 2006) – Estados Unidos

05. Amanda Woodward – La décadence de la décadence (La décadence de la décadence, 2004) – Francia

06. Raein – Tigersuit (Il n’y a pas de orchestre, 2003) – Italia

07. Sed Non Satiata – Hypocrisie des sentiments (Le ciel de notre enfance, 2005) – Francia

08. Ampere – Woodlawn (All tomorrows end today, 2004) – Estados Unidos

09. Envy – Invisible thread (All the footprints you’ve ever left and the fear expecting ahead, 2001) – Japón

10. Mesa Verde – For the tree that fell (The old road, 2008) – Escocia

11. Tristan Tzara – Seaside suicide (Omorina nad evropom, 2001) – Alemania

12. Shikari – Encounters (1999-2003, 2004) – Alemania

13. Comadre – Breakfast of champions (Burn your bones, 2007) – Estados Unidos

14. Neil Perry – Fading away like the rest of them (Lineage situation, 2003) – Estados Unidos

15. Enoch Ardon – Qoala (Enoch Ardon, 2008) – España

16. Balboa – Gaper delay (Balboa, 2004) – Estados Unidos

17. Kaospilot – Rethink the guidelines (Kaospilot, 2003) – Noruega

18. La Quiete – Ció che non siamo, ció che non vogliamo (La fine non è la fine, 2004) – Italia

Tiempo total: 48:12

CD2

01. Dominic – Time to change (Dominic, 2006) – Noruega

02. Hollow Jan – Dvaita (Rought draft in progress, 2006) – Corea del Sur

03. Daïtro – Chaque seconde (Laisser vivre les squelettes, 2005) – Francia

04. Gone with the Pain – Linda Manz (Gone with the pain, 2006) – España

05. Pg. 99 – Your face is a rape scene (Document #8, 2001) – Estados Unidos

06. Orchid – Aesthetic dialectic (Chaos is me, 2000) – Estados Unidos

07. Saetia – Venus and bacchus (A retrospective, 2001) – Estados Unidos

08. Yaphet Kotto – Are you still working at that café? (The killer was in the government blankets, 1999) – Estados Unidos

09. Suis la Lune – Utter silence is fragile (Quiet! Pull the strings, 2006) – Suecia

10. Celeste – On pendra les femmes et les enfants en premier (Nihiliste(s), 2007) – Francia

11. Hot Cross – Turncoat revolution (Risk revival, 2007) – Estados Unidos

12. Aghast – Outstation (Polaroïd, 2003) – Francia

13. Belle Epoque – Il est trop tard (À la dérive, 2005) – Francia

14. La Última Canción del Mundo – La última canción del mundo (La última canción del mundo, 2007) – Argentina

15. Funeral Diner – Two houses (The underdark, 2005) – Estados Unidos

16. Louise Cyphre – Your punkrock, our friendship (split w/La Quiete, 2005) – Estados Unidos

17. Malady – Yeah (Malady, 2004) – Estados Unidos

18. Nacen de las Cenizas – La muerte (Kallisti spilt w/Emerge, 2007) – España

Tiempo total: 57:46

DESCARGA CD1 (64.4 MB)

DESCARGA CD2 (82.7 MB)

31
Dic
08

Lo mejor de 2008

Es 31 de diciembre y es inevitable echar la vista atrás para hacer un poco balance de lo que nos ha traído este 2008. En principio no parece haber sido un año muy fructífero en lo que a discos memorables se refiere; algunos pesos pesados han dado un bajón y las novedades no han sido tan soprendentes como en los anteriores cursos. Aun así es bastante fácil acordarse de diez álbumes para elaborar una somera lista que resuma el año musical. Como siempre digo, esta lista responde única y exclusivamente a los gustos de un servidor y seguro que muchos discreparéis con respecto a las inclusiones y omisiones. De todas maneras todos me parecen discos de gran factura, así que empecemos.

1. Burst – Lazarus Bird

El disco elegido para suceder al magnánimo Colors de Between the Buried and Me en este puesto de honor es un muy digno heredero en clave de tralla metálica. Otro disco largo, intrincado, experimental y cañero como el anterior. Los creadores del pepinazo que fue Origo en 2005 han vuelto con otra maravilla en forma de larga duración. Lazarus Bird tiene la contundencia necesaria para convencer a cualquier amante del metal, la melodía justa para llamar la atención de oídos algo más delicados y la experimentación suficiente como para ser un disco sobresaliente en cuanto a composición. Un disco que a veces apabulla, otras encandila y otras sorprende. Desde la genial I hold vertigo, comenzamos un viaje a través de atmósferas post, riffs asesinos y florituras técnicas. Variedad, buen hacer y, sobre todo, ganas de darle un soplo de aire fresco al metal actual.

2. Fear Before – Fear Before

El segundo puesto se lo han merecido los chicos antes conocidos como Fear Before the March of Flames. Tan sólo por conseguir entregar un disco a la altura de su predecesor, el genial The always open mouth, merecen que se les reconozca el mérito. El caso es que no sólo se han quedado en eso, sino que han conseguido expandir el sonido tan particular que lograron en aquél y darle una vuelta de tuerca para hacer algo realmente nuevo y personal. Un álbum que engancha desde la primera escucha con temas directos como Fear Before don’t listen to people who don’t like them o Tycho y maravillosas marcianadas como Jabberwocky. Era muy difícil pensar tras escuchar su anterior álbum que con su siguiente entrega conseguirían sorprender todavía más, ir aún más allá en su búsqueda de nuevos sonidos, pero ha quedado demostrado que estos tipos saben reinventarse y, sobre todo, escribir canciones. Un grupo que se ha consolidado con este álbum homónimo como uno de los grandes.

3. Maybeshewill – Not for want of trying

Con este tercer puesto, afirmo que el de Maybeshewill ha sido el mejor debut del año. Un gratísima sorpresa en forma de post rock de última generación. Porque estos británicos han sabido integrar todas las vertientes de este sonido en un nuevo concepto total: electrónica, pop, post metal, rock alternativo… un mosaico que revitaliza una escena que se creía ya muerta con grupos encorsetados en su propio sonido. Imposible no caer rendido ante joyas como The Paris Hilton sex tape, He films the clouds, Serafin & Cherubim… Lleno de matices, Not for want of trying nos hace navegar en un mar de sensaciones: rabia, nostalgia, paz… Lo mejor de 65daysofstatic, Sigur Rós, Russian Circles y Explosions in the sky resumidos en un gran primer disco. Suya es la tarea de que esto no se quede en una anécdota.

4. Habeas Corpus – Justicia

El igual que al anterior confirmaba el mejor debut, este puesto confirma al mejor disco español de 2008. Habeas Corpus son ya unos veteranos en esto de la música y ya cosechan varios éxitos a sus espaldas: Otra vuelta de tuerca, A las cosas por su nombre o Armamente ya eran discos muy notables, pero con este Justicia han llegado a su cénit. Habeas Corpus completan al fin una evolución constante que les ha llevado del rap metal al hardcore con una eficacia total. Aunque ya mostraron sus cartas en su anterior Basado en una historia real, con Justicia han definido un sonido hardcoreta de vieja escuela con elementos metalcore y por supuesto sin olvidar sus raíces. Todo concretado en una colección de canciones matadoras, entre las que destacan la brutal Clase media o los trallazos No en mi nombre y La riqueza es un crimen. Una enorme banda en el mejor estado de forma posible y con muchas cosas que decir. Imprescindibles.

5. No Use for a Name – The feel good record of the year

Pocas veces un título tan pretencioso hace honor al contenido de una obra. Pero en este caso, no podría ser más acertado, porque si me pongo a pensar qué me hace sentir este disco cuando lo escucho no se me viene más que una palabra a la cabeza: bien. Realmente es el nuevo álbum de esta veterana banda de hardcore melódico el que más me ha enganchado este año. Temas pegadizos que llegan tan rápido a la cabeza como al corazón. Rápidos y melódicos, No Use for a Name han encontrado este año la forma perfecta de unir los guitarrazos y la ñoñería. Porque estos chicos no han cambiado; pese a ser hombretones, tienen sentimientos y nos lo hacen saber en cada canción. Desde luego, si lo hacen con tanta maestría como en Under the garden, Biggest lie o I want to be wrong a mí no me importa. Para mí, su mejor disco hasta la fecha.

6. Foxy Shazam – Introducing

Desde enero, este era uno de mis claros candidatos a disco del año. La música de este quinteto se mueve dentro del rock, y digo se mueve porque es lo que no deja de hacer este disco: moverse. La naturaleza inquieta que evidencian en sus vídeos y en sus directos es bastante evidente en su sonido: rock bailable, con numerosos cambios de ritmo y multitud de registros: desde el pop hasta el hardcore. Introducing es un disco tremendamente entretenido, con un soniquete que invita a menear la cabeza y sobre todo con un rasgo diferenciador muy claro: la voz de Eric Sean Nally, una especie de Freddie Mercury hasta arriba de tripis. El piano también les da un toque muy personal, pero para mí tienen la gran pega de ser excesivamente teatreros, hasta el punto que el caos que organizan sobre el escenario pare estar medido al milímetro. Un disco de cinco colgaos, pero la mar de agradecido.

7. Mesa Verde – The Old Road

Todos los años digo lo mismo, pero es que se da el caso de que pasa siempre: cuando ya creía que ningún grupo me iba a sorprender dentro del screamo, coge y aparece este disco. Mesa Verde hacen una música tan buena como feo es su nombre. La base está clara: screamo con tendencia violence y las inevitables referencias post rockeras. Hasta ahí más de lo mismo, pero basta con escuchar la inicial A deep sleep without dreams para saber que este no es otro álbum más de los 700 que salen cada año en el estilo. Toda una belleza que da paso a la caña, y de la buena. Mesa Verde se despachan en los dos siguientes cortes con dos puñetazos rápidos. Los apenas 35 minutos que dura el álbum acaban con otra gran lección de screamo post rockero (que parece que se ha dado en llama “clever emo”): Post-youth. The old road no sólo es un disco casi sobresaliente, sino que es desde ya uno de los imprescindibles del género. Escucha obligatoria.

8. Exxasens – Polaris

Seguramente el autor de este disco, Jordi Ruiz (sí, EL autor), no esperaba aparecer en ningún top de este tipo. Exxasens es el proyecto personal de este componente de Kiba y Playmotive en el cual da rienda suelta a sus influencias musicales y hacer sus pinitos en los mandos como productor. Probablemente sin querer, ha parido uno de los discos más etimulantes que he escuchado en mucho tiempo. Un post rock muy atmosférico y espacial que te hace flotar en la nada. Polaris absorbe como pocos discos lo saben hacer: te sumerge en su universo, se comunica contigo y te lleva de paseo entre las estrellas. Y todo eso, fruto del trabajo de las manos de una sola persona. Para los curiosos, el disco incluye una especie de remezcla del tema ¿Por qué me llamas a estas horas?¿ de Standstill. Exxasens sigue en marcha, y en 2009 tendremos un nuevo disco del que ya se pueden escuchar adelantos en su myspace. Y tienen buena pinta, aviso.

9. United Nations – United Nations

Otro debut, este con mucha historia detrás, aunque muy oscura. United Nations es el proyecto conjunto de varios rostros conocidos y recoocidos de la escena hardcore norteamericana, pero curiosamente no han dejado que nadie sepa a ciencia cierta quiénes son en realidad. Parece evidente que dos de ellos son los frontmen de las reputadas formaciones Thursday y Glassjaw: Geoff Rickly y Daryl Palumbo, además del guitarrista de Converge Kurt Ballou. La identidad del resto está más discutida. Un supergrupo a todas luces que pese a lo que se pudiera pensar han compuesto un trabajo muy muy interesante. Lo mejor de este proyecto es sin duda el nuevo acercamiento que supone para el hardcore más gritón, cercano al screamo o el emoviolence. Las partes ultraaceleradas y tralleras se combinan con dejes más melódicos protagonizados por Rickly en una simbiosis casi perfecta, aportando un punto de vista nuevo y sorprendente al estilo. Ojalá el proyecto siga adelante.

10. Trivium – Shogun

Ha sido más difícil elegir elegir el último disco de la lista que el primero. Y es que poner uno u otro suponía dejar fuera a otros que también merecerían estar. Finalmente he decidido incluir al que más se lo merecía, el cuarto álbum de Trivium. Shogun no es su mejor disco, pero igualmente es una maravilla. Heavy metal fuertemente influenciado por el thrash y el metalcore, tal y como nos tenían acostumbrados, y dejando de lado el clasicisimo de su anterior The crusade. Un álbum que al principio no me llamó especialmente la atención pero que poco a poco se ha ido ganando mi confianza, hasta el punto de que ahora me encanta. Temas como Kirisute gomen, Down from the sky o la propia Shogun tienen una calidad que solo los virtuosos como ellos pueden firmar. Pensar que su guitarra y vocalista Matt Heafy tiene mi edad me da escalofríos. Este es un éxito más en su corta carrera.

Ese ha sido el resumen de lo mejor del año para mí. Entre los que se han quedado a las puertas puedo contar: Hail destroyer de Cancer Bats, Fortress de Protest the Hero, el de Sigur Rós (paso de poner el título), el homónimo de From First to Last, Phantom on the horizon de The Fall of Troy, The Bedlam in Goliath de The Mars Volta (unos asiduos), Un día en el mundo de Vetusta Morla y Station de Russian Circles. De entre eps, es difícil pues he escuchados muchos y cuesta quedarse con una impresión. Destacaría sin duda el de Expedición a las Estrellas, 72, adelanto del que es uno de los discos más esperados de 2009; el de los gallegos Saldos Arias, Rey de nada (descargable desde su página web) y Touch the sun de Opus Däi. Como split, me quedo con el de Maybeshewill con Her Name Is Calla.

Y así acaba un año que también ha tenido sus decepciones, como con los nuevos discos de Coldplay, Slipknot, The Offspring, Rise Against, God Is an Astronaut o el split de Envy con Thursday. Pero miremos hacia el futuro porque 2009 nos traerá muy buena música: Expedición a las Estrellas, Marilyn Manson (con Twiggy), Rammstein, Thursday, seguramente The Mars Volta otra vez, quizá Muse y algunos que aún ni conocemos.

Desde UnderCore sólo nos queda desearos una feliz Nochevieja y un próspero 2009. ¡Hasta el año que viene!

29
Nov
08

United Nations – United Nations (2008)

Los aficionados al griterío y el caos controlado estamos de suerte porque un grupillo de geniales músicos se han juntado para entregarnos un disco con una factura casi sobresaliente. Generalmente la calidad de la música de los llamados “supergrupos” (grupos formados por gente de bandas reputadas) no suele estar al nivel de expectativas y espectación que levantan al anunciarse sus proyectos.

En el caso de United Nations, la cosa pintaba bien. Hay cierto oscurantismo con respecto a quiénes están detrás de este proyecto. Principalmente porque por cuestiones legales de sus miembros con sus respectivas discográficas tienen quen mantener el anonimato al sacar discos con otros grupos en otros sellos, cosa que no pueden hacer, en principio, por sus contratos. Lo que sí está claro es que la voz cantante (y nunca mejor dicho) la lleva Geoff Rickly, vocalista de la banda de Nueva Jersey Thursday, cuyo nombre es legalmente el único que podía aparecer en el disco ya que  al editarlo, Thursday no tenía contrato discográfico. También está más o menos claro que en esta aventura le acompañan otros ilustres como Daryl Palumbo de Glassjaw y Head Automatica y Ben Koller de Converge. Otros supuestos implicados son gente de The Number 12 Looks Like You, Made Out of Babies y The Lovekill.

Las primeras noticas sobre el álbum hablaban de un sonido grindcore y power-violence. Bien, en principio haciendo caso a la gente que iba a participar me parecía una exageración y pensé que la cosa iría más bien por los derroteros del screamo o incluso el emocore gritón. Al final ni tanto ni tan calvo, porque lo que nos podemos encontrar en este cd es un verdadero tratado del emoviolence más experimental. Y digo experimental porque no sólo visitan las más tralleras vertientes del emo caótico sino que aderezan su sonido con algún punto accesible y casi mainstream. Este es el punto más favorable del álbum y que supone todo un soplo de aire fresco a la escena.

La estructura de las canciones suele repetirse a lo largo del disco en una especia de binomio: una parte caótica, rápida, intensa y metálica que al final se deja caer para dar paso a otra más melódica, más cercana al sonido de los ya citados Thursday, lo cual es en gran medida propiciado por la voz del propio Rickly. Y el disco tiene verdaderos momentazos como el final melódico de esa primera The spinning heart of the yo-yo lobby, el escarceo con el post rock que adivinamos en Resolution #9 o Model UN (que es la que más nos recuerda a Thursday). Y momentos sobresalientes como esa genial Filmed in front of a live studio audience, todo un experimento electro-acústico, el final de Subliminal testing o el magnífico cierre del disco en clave de blues con saxofón incluido.

Un disco que iba a haciendo falta, un referente en el género que mezclara la intensidad con un poco de descanso y unas estrcuturas un poco más simples, llamémoslas pop, que permitan disfrutar de los matices de una manera más inmediata. Además, como podéis ver por los títulos de las canciones, su discurso se basa en la denuncia de la actuación de las Naciones Unidas, organización con la que ya han tenido problemas legales por el nombre del grupo y la portada del disco. Todo un álbum conceptual que no deja insatisfecho.

DESCARGAR (Pass: misanthrop)




Disclaimer

Las descargas incluídas en las distintas entradas de este blog no están alojadas en el servidor de WordPress. Todos los links son links externos encontrados en otras páginas a archivos alojados en servidores gratuitos y por tanto de libre distribución. Su uso debe ser sólo como vista previa del material reseñado, debiendo ser borrado de su pc dentro de las 24 horas siguientes. UnderCore no se responsbiliza del uso ilícito que sus usuarios puedan hacer de estos archivos, apoya la compra de cds y dvd originales y condena la piratería.

Contacto

mcfly_hxc@hotmail.com

SECCIONES Y ESTILOS

Creative Commons

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Feed RSS

UnderCore no es el blog que más se actualiza del mundo, pero garantiza un mínimo de calidad en cada nueva entrada. Entiendo que entrar a diario en la página para ver que no hay nada nuevo es un incordio y por eso el blog tiene un RSS al que podéis suscribiros para que se os informe por mail cuando se haya escrito algo nuevo. Espero que hagáis uso de este servicio. Un saludo.

 ¡Suscríbete!

Blog Stats

  • 92,105 hits