Archive for the 'pop' Category

12
May
09

Dredg – The pariah, the parrot, the delusion (2009)

Ya tenemos el esperado cuarto disco de Dredg, y la verdad es que está siendo objeto de gran controversia en múltiples sitios de la red de redes. Desde los que flipan con él hasta los que los destripan sin compasión, existe una amplia gradación de opiniones al respecto con lo que queda claro que si algo no inspira el álbum es indiferencia. Quizá esté justificado, y es que es cierto que los acólitos de este grupo suelen ser bastante viscerales y halagadores para con una de sus bandas favoritas. Sin embargo, lo que se puede decir sin miedo a equivocarse es que definitivamente Dredg han cambiado. Desde que sacaran ese experimental Leitmotif hasta hoy han ido mostrando un sonido cada vez más accesible y, digamos, comercial, y es algo que ha decepcionado a muchos. En este nuevo disco tenemos un intento de vuelta a los terrenos de El Cielo más que a los de Catch without arms, su anterior y más accesible álbum.

The pariah, the parrot, the delusion empieza fríamente, con esa Pariah que no consigue romper el hielo. Para más inri, el segundo tema ya es una instrumental, aunque interesante no obstante: Drunk slide. Esta nos lleva a Ireland, un presunto single que se queda en nada, bastante soso. Tras él nos espera la primera Stamp of origin, nombre dado a los cuatro cortes a modo de interludio que hay repartidos por el disco. Por fin, en el quinto corte del álbum, empieza lo bueno. Lightswitch no es seguramente lo mejor del disco, pero ese organillo del principio y la melodía final con ese pequeño crescendo y la despedida sobre piano y batería es sublime, pese a que la parte central tampoco sea genial. La misma sensación de quedarse a medias nos invade en Gathering pebbles, en la que consiguen emocionarnos de nuevo cuando llega un verso repetido sobre el que la guitarra va subiendo la intensidad pero que nunca termina de explotar.

La parte más interesante del disco es la central. Es aquí donde nos encontramos los cortes más directos y con clara vocación de singles. El primero de ellos es Information, una canción prácticamente perfecta de no ser por un puente que se hace eterno y no aporta nada, lo que estropea la fuerza que tiene su gran estribillo. Otro punto controvertido es que recuerda irremediablemente a Coldplay, lo cual no es malo pero quizá algunos fans no consigan asimilar que los autores de algo tan experimental como Leifmotif hayan acabado firmando un sonido tan pop. Tras un nuevo interludio guiado por piano y voz, llegamos a Saviour, que con un inicio guitarrero promete (al fin) un buen tema potente. La promesa se desvanece al llegar al estribillo, ñoño y dulzón hasta decir basta. La segunda instrumental del álbum, esta vez totalmente prescindible, nos lleva a I don’t know, el single más redondo del disco ya que no cae en la ñoñería de Saviour ni se alarga innecesariamente como Information. Otro buen estribillo y una melodía muy directa aunque el inicio recuerde muchísimo a una canción de los Pixies. De aquí al final del disco la cosa se vuelve más previsible y baja bastante el nivel. Sólo destacaría las dos intrumentales, la arrolladora Long days and vague clues y la preciosa Down to the cellar; además de Quotes, de influencia post rockera y con un buen crescendo aunque le sobre el final.

Un inicio frío y que descoloca bastante, un final soso y poco inspirado y una parte central donde se concentran las canciones más jugosas pero interrumpidas constantemente por cortes que no tienen nada que ver. En general, este nuevo álbum da la impresión de tener muchas buenas ideas y muchas no tan buenas, interpretadas, eso sí, como siempre con mucho mimo. Han intentado volver a la senda que abrieron con El Cielo forzando las cosas, y les ha salido mal la jugada: el orden de los temas rompe el ritmo por completo y la mayoría de las veces tienen algún momento bueno entre una maraña de paja. Quizá con haber cambiado el orden de las canciones, habiendo profundizado en algunas ideas y desechando otras, podrían haber firmado un disco genial, pero se ha quedado en simplemente un disco escuchable con buenos momentos. La pena es que Dredg solía ser un grupo que ofrecía bastante más que eso. Antes de acabar, un consejo: no te dejes engañar por el hecho de que casi la mitad de los cortes sean interludios o instrumentales… contienen algunos de los momentos más brillantes del trabajo.

Information:

DESCARGAR

07
Mar
08

Mike Oldfield, ese gran olvidado

Mike Oldfield, pensativo

Ayer volví a casa de un colega después de salir un rato para quedarme a dormir allí y justo antes de acostarme en el sofá me llamó la atención que estaban hablando de música en La 1. Más concretamente estaban poniendo un reportaje sobre Mike Oldfield. Supongo que es un artista que todos conoceréis de sobra, pero me resultó curioso hacer el seguimiento por la carrera de este hombre y ver que su trayectoria va mucho más allá del archiconocido Tubular Bells. Fue en 1973 nada menos cuando dio el pelotazo con ese, su gran éxito con tan sólo 17 años. Durante el resto de esa década Oldfield sacó varios discos de rock progresivo convirtiéndose en un auténtico referente.

Fue en los ochenta cuando decidió pasarse al pop, este pop ochentero que todos conocemos y su reputación como músico dio un bajón considerable. Así pues en los noventa decidió volver a sus raíces sacando Tubular Bells II, lo que le devolvió a la cima del mundo y las ventas de sus discos se dispararon, incluso en discos en los que mezclaba el rock progresivo de sus comienzos con la música celta. Fue esta una nueva época de gloria para él, aunque se aprovechaba bastante de las modas. Y con la llegada del nuevo milenio, de nuevo el cambio de década trajo un cambio en su música: con The Milleniun Bell abrió el camino a los pasajes ambient y los macroconciertos. Este es el resumen de una carrera kilométrica que aun no ha acabado. ¡Para que veáis lo interesante que es la tele a las 5 y meia de la madrugada! Os dejo estos tres temas que seguro que os suenan:

Tubular Bells:

Moonlight Shadow:

Far above the clouds:

11
Nov
07

Los grupos de mi vida, Vol. III: Muse

Muse

     Muse, mi banda favorita sin duda alguna, los conocí allá por el año 1999 cuando flipé con su videoclip de Unintended, que me enamoró, aunque no pude ver el nombre de la banda que había compuesto tal hermosura. Nada más supe de ellos hasta que al año siguiente anunciaron en la MTV el videoclip de una banda de pop rock británico, fue entonces cuando pensé en cambiar de canal, pero la curiosidad de mataba y cuando escuché esa escala al principio de Plug In Baby, casi lloro… Y la pregunta era… ¿por qué me está gustando?

La respuesta es sencilla, tenía ante mis ojos un power trío que contaba entre sus filas con tres de los mejores músicos del momento, uno de ello, mi querido Matt, un virtuoso, uno de esos genios de la música que nacen cada siglo o más, un auténtico hombre orquesta en el sentido más estricto de la palabra. Quizá una de las voces más privilegiadas de la historia (la inusual corta longitud de sus cuerdas vocales le hacen llegar a registros estratoféricos), el alumno más avanzado en el conservatorio cuando, a los 14 añitos, dominaba el piano y hacía lo que quería con su guitarra.

Qué decir de un bajista cuyo talento hace que no sea necesaria una segunda guitarra para que el cuerpo tenga consistencia, la base perfecta para que Matt se suelte la melena y haga sus malabares y sus gorgoritos vocales, y de un batería con el que no me gustaría pelearme, no señor… Qué mamporros…

En directo, arrolladores, los pude ver en 2002 y no se andan con juegos: sus mejores temas uno tras otro haciendo gala de virtuosismo pero también de entrega, no son los típicos músicos endiosados que tocan de espaldas al público o con la cara tapada (léase Maynard James Keenan). Es, en definitiva, un grupo para amar.

Showbiz

Showbiz (1999) es el disco de debut de la banda británica Muse y fue editado en 1999. Se trara de un trabajo que no se corresponde en absoluto con lo que debería ser la música de un trío de veinteañeros; el virtuosismo del que sus tres miembros hacen gala durante todo el minutaje les pone a la altura de los grandes grupos de la historia ya desde su primer disco.

Una fuerte base rítmica, sin fisuras y de gran variedad dejan total libertad al líder de la banda, Matt Bellamy para dejar fluir su talento, traducido en punteos imposibles, una sensibilidad única al piano y una voz ante la que es casi imposible quedarse indiferente. El disco tiene de todo, aunque el tono melancólico y dramático, tan característico de su sello es el que predomina como podemos comprobar ya a través de sus singles.

Hacia el final el disco pierde fuerza pero sin duda es un trabajo debut muy meritorio y barroco, que le ganó detractores que ya desde muy pronto los acusarían de pomposos y extremadamente pretenciosos. Es quizá su álbum más complejo compositivamente hablando. 
 

Origin of symmetry

Origin of Symmetry (2001) es el segundo álbum de Muse. Su sonido se endurece respecto a su anterior trabajo, con los que nos encontramos a unos Muse mucho más rockeros que dejan de lado su vertiente más introspectiva para sacarle todo el partido a la electricidad.

Se podría dividir el disco en dos partes: la primera iría desde el principio hasta la parte final del sexto corte, Citizen Erased, que se caracterizaría precisamente por un sonido muy eléctrico, mucho más agresivo que en Showbiz y con un tono general optimista. La segunda parte sería el final del disco a partir del citado momento final de Citizen Erased en la que nos encontramos la vertiente más experimental de Muse quizá en su historia en canciones como las marcianas Screenager o Micro Cuts en la que Matt Bellamy alcanza unas notas vocales que se salen de cualquier escala tonal de masculina gracias a sus cuerdas vocales más cortas de lo normal.

Absolution

Absolution (2003) es el tercer álbum de Muse. El disco comienza con Apocalypse please, un gran tema introducido por una marcha militar que encadena con el piano de Matt. El siguiente corte es el single Time is running out, uno de los mejores momentos del álbum, una canción de pop rock atemporal con un puente y un estribillo arrolladores. A esta le sigue Sing for absolution, la primera balada sobre piano que nos encontramos, de una gran belleza y con un Matt cantando con el alma. El siguiente es el tema más duro del disco, una Stockholm Syndrome que no deja respiro con esas guitarras ultradistorsionadas. Esto nos lleva a otro corte reposado, Falling away with you, un tema que va de menos a más hasta llegar un grandísimo estribillo.

Tras un breve interludio, llegamos a la mejor canción del disco: Hysteria, una obra maestra que lo tiene todo: un riff matador, un gran estribillo y sobre todo un punteo sobrecogedor. Un tema para la historia… o para la histeria. Tras esto llega una rareza, quizá lo más original del compacto: una Blackout en clave de vals que seguramente descolocará a más de uno. Después, comienza la recta final intercalando un tema más metálico con otro más reposado. Empezamos este trayecto con Butterflies and hurricanes, un corte de gran belleza e el que Matt le saca humo a las teclas de su piano y que enlaza con The small print, un gran tema guitarrero, muy pegadizo. Endlessly es una nueva balada y después llega Thoughts of a dying atheist, canción muy sentida por el cantante y que entronca ccon la final y majestuosa Ruled by secrecy.


En definitiva, un gran disco que hará disfrutar a cualquier seguidor del pop o del rock gracias a su atemporalidad y sus virtudes, quizá sea su mayor legado.

Black Holes and Revelations

Black Holes and Revelations (2006) es el cuarto disco de estudio de Muse y supone la evolución lógica desde su anterior Absolution: el concepto de canción creafdo para aquel álbum se recupera aquí y se pule, dándonos un trabajo en el que lo que prima es la canción por encima de sus partes concretas. Hay un aumento en el uso de efectos y samplers que lo hace más evidente que en su predecesor. Probablemente su disco más sencillo en cuanto a composición, y tambiñen el más accesibley comerical, siguiedo también en esto la estela de Absolution.

Discografía:

Showbiz (1999)
Origin of Symmetry (2001)
Hullabaloo soundtrack (2002)
Absolution (2003)
Black Holes and Revelations (2006)

Recopilatorio:

01. Sunburn
02. Muscle Museum
03. Showbiz
04. New Born
05. Bliss
06. Plug in Baby
07. Shine
08. Time Is Running Out
09. Stockholm Syndrome
10. Hysteria
11. Map of the Problematique
12. Invincible
13. Knights of Cydonia

04
Oct
07

Sobre el nuevo disco de Radiohead

     Radiohead han sorprendido al mundo al anunciar hace algunos días la inminente salida de su nuevo álbum. No, no es nada nuevo que un grupo saque un disco, ya lo sé. Lo verdaderamente sorprendente es el modo de distribución. Desvinculados de sello discográfico alguno que les edite el disco, que llevará por título In Rainbows, la banda ha decidido distribuirlo a través de una web, www.inrainbows.com. Se podrá conseguir el disco de dos maneras: la primera, en discbox, la caja de toda la vida con su cd. Las reservas están abiertas y las copias se empezarán a enviar a partir del 3 de diciembre. Menos habrá que esperar para el otro modo de conseguir el disco: a través de la descarga directa, que estará disponible desde el día 10 de este mes.

     Lo gracioso del tema es que la web contiene un sistema de donaciones en el que cada uno decide cuánto quiere pagar por el disco, que no tiene un “precio recomendado”, por así decirlo. Es difícil presagiar el éxito de la propuesta y sobre todo cuánto dinero serán capaces de ganar a partir de la voluntad general. Yo por mi parte he reservado mi descarga por el módico precio de cero libras.

     A decir verdad hay algunos precedentes. En 2004 Green Day decidieron colgar su American Idiot en la web para ser descargado por 3 dólares. El archivo incluía las portadas y el libreto. Por otro lado, los Smashing Pumpkins difundieron Machina II/The friends and enemiesof modern music gratuitamente por internet en 2000, como complemento a la salida de su quinto álbum Machina/The machines of God. Las descargas de internet son un enemigo para los grupos, y han debido hacer uso del famoso dicho que apuesta por unirse a él si no puedes vencerle. Lo cierto es que miles de fans agradecerán el gesto, pero quizá hay algo que se esconde detrás de todo esto.

     Y es que no es secreto que los grupos ingresan más bien poco dinero de las ventas de sus discos, debido a la mediación con las discográficas y que de lo que en realidad viven es de la recaudación de sus conciertos. Lo de Radiohead suena a estrategia para sacar algo de tajada por la venta de sus discos y un poco a enfado con las discográficas. Habrán pensado que por este método, al menos todo lo que la gente pague por el álbum por poco que sea será para ellos y no para la compañía.

     Una gran iniciativa que, de salir bien, puede suponer un cambio muy radical en la industria discográfica, ya que pone en entredicho la utilidad de los sellos como contraposición a la autoedición y autodistribución. Al fin y al cabo, internet está en todo el mundo y la difusión por este medio será más amplia, rápida y cómoda que la tradicional, además de barata. Veremos en qué queda la cosa y si hay más grupos dispuestos a correr el riesgo. Bien por ellos.

15
Sep
07

Grupos de mi vida Vol. I: H.I.M.

HIM

     He decidido comenzar una nueva serie en este semiabandonado blog, algo ligerito. Hablaré en cada entrada de uno de los grupos que me han marcado a lo largo de mi vida, con una pequeña retrospectiva, opiniones personales, e intentaré incluir una pequeña recopilación hecha por mí para los que quieran probar, ¡a lo mejor os descubro uno de los grupos de vuestra vida!

     Y empiezo por HIM, también conocidos como His Infernal Majesty (aunque curiosamente el grupo ha negado en repetidas ocasiones que las siglas provengan de ahí), no por nada en concreto sino aprovechando el tirón de su inminente nuevo disco Venus Doom. Conocí a este grupo a raíz de su single In joy and sorrow y tengo que decir que no me hicieron mucha gracia la primera vez. Fue cuando descubrí su segundo álbum, Razorblade Romance, cuando me di cuenta del potencial de la banda. Lo cierto es que aquel álbum era un manual de cómo hacer la perfecta balada de amor pero con ese atractivísimo toque gótico y un regusto a una especie de metal azucarado que les hace únicos. Pero si el concepto en sí es atractivo, más lo es su música no ya por el estilo sino porque son unos genios a la hora de hacer canciones.

     HIM, grupo originario de Turku, Finlandia, comenzaron su carrera a mediados de la pasada década y su formación original estaba compuesta por Ville Valo al micrófono, Lily Lazer a la guitarra, Mige Amour al bajo, Juhana Lantala a la batería y Antto Melasniemi a los teclados. En 1999 el carismático Gas Lipstick sustituyó a Jhana Lantala. Por otra parte, del teclado se encarga ahora Emerson Burton.

     A lo largo de su carrera pocos cambios ha sufrido su música, y su evolución ha sido más bien progresiva y lenta hacia un sonido más maduro y algo más pausado que en sus primeras épocas. Su particular estilo tiene un nombre acuñado por la propia banda, love metal y la verdad es que lo describe bastante bien. Hoy son una de las bandas más conocidas de Europa y están empezando a abrirse camino en el mercado estadounidense, y su cantante Ville Valo es un auténtico sex simbol del alternativismo.

 Discografía:

– 666 Ways to love (1996)
– Greatest Love Songs vol. 666 (1997)
– Razorblade Romance (2000)
– Deep Shadows and Brilliant Highlights (2001)
– Love Metal (2003)
– Dark Light (2005)
– Venus Doom (2007)

Y he aquí la recopilación que os propongo:

01. Stigmata Diaboli
02. Your Sweet 666
03. Wicked Game
04. Join Me In Death
05. Bury Me Deep Inside Your Heart
06. Resurrection
07. In Joy And Sorrow
08. Pretending
09. Heartache Every Moment
10. Buried Alive By Love
11. The Funeral of Hearts
12. The Sacrament
13. Rip Out The Wings Of A Butterfly
14. Killing Loneliness
15. Venus Doom
16. Bleed Well

DESCARGA

The Funeral Of Hearts: 

Join Me In Death:

23
Jul
07

Sum 41 – Underclass hero (2007)

Portada de Sum 41 - Underclass hero     Hay veces que llega a tus manos un disco sobre el que tenías puestas pocas o ninguna expectativa y que cuando te pones en el reproductor no puedes evitar que se te escape un balanceo de cabeza, una sonrisilla que delata que en el fondo estás pensando “vaya, es mejor de lo que creía”. Otras, sin embargo, coges el cd con muchísimas ganas y cuando te dispones a escucharlo, lo que no puedes evitar es poner una mueca de asco. Y esto es lo que me ha pasado con Underclass hero, el nuevo disco de Sum 41.

     La progresión de este grupo no podía haber sido más satisfactoria desde que a finales del siglo pasado publicaran su debut Half hour of power, la cual culminó con un discazo de la talla de Chuck. Pues bien, viendo que en cada disco estos cuatro canadienses expandían más su sonido hacia unos terrenos más maduros (no por ello más melódicos, si no más bien al contrario) no me esperaba menos que esa evolución se volviera a hacer efectiva en este nuevo trabajo. Cuánto me equivocaba.

     Lo que nos encontramos en este cuarto álbum es una vuelta a sus orígenes, a aquel pop punk azucarado que copaba hasta el último minuto de All killer, no filler. Y el resultado es desastroso. El disco tiene más o menos los mismos fallos y casi ninguno de los aciertos que tenía aquel, con el inconveniente añadido de que ya no tienen 20 años. La mayoría de las canciones carecen de todo gancho, se trata de composiciones pop sin apenas atractivo, nada menos que quince cortes en los que nos recuerdan a ese mediocre grupo de arena rock en el que se han convertido Green Day (y tampoco he podido evitar acordarme de My Chemical Romance en Ma poubelle).

     Y quizá lo más frustrante es ver cómo en ciertos momentos se atisba la genialidad de la que hicieron gala en sus dos anteriores trabajos (esos estribillos de Speak of the Devil y With me, el principio de Walking disaster, la parte instrumental de March of the dogs o ela pista escondida al final de Pul the curtain son momentazos) pero sólo en partes concretas, ni siquiera se puede decir que tengan alguna canción que sea completamente redonda (quizá With me). Así pues Sum 41 nos entregan un disco insulso, sin atractivo, de escucha ligera y, en definitiva, muy por debajo de lo que se sabe que pueden ofrecer. Quizá otra visita al Congo como la que hicieron antes de grabar Chuck y en la que casi mueren les venga bien.

Sum 41 Underclass hero, primer single del disco

Descargar disco

20
Jul
07

The Used – Lies for the liars (2007)

     El nuevo trabajo de The Used, he de decir, me ha sorprendido positivamente. Y no precisamente porque sea un gran disco, que no lo es, sino porque me espera algo muchísimo peor. Tras su genial debut homónimo, su segundo larga duración In love and death dejaba bastante que desear. Un disco sin grandes hits (exceptuando Take it away), repleto de medios tiempos que no llegan a la altura de aquel single perfecto llamado The taste of ink me hacía presagiar que The Used se habian vendido ya por completo y sin remisión a la comercialidad. Sin embargo, en este nuevo álbum han sabido recuperarse del batacazo y entregar un disco más que digno.

     Su sonido no se ha alejado demasiado del de su anterior referencia pero se deja notar un mayor cuidado por las estructuras (no tan sencillas) y las composiciones. Las revoluciones han subido (no mucho) y si hay algo de lo que nos podemos alegrar escuchando el disco es la variedad de la que hace gala, lo cual lo hace gratamente entretenido, cosa que ya tenían estos chicos de Salt Lake City cuando sacaron su debut y que perdieron en el segundo álbum. Pero si de algo pueden estar orgullosos es de haber dado con un buen puñado de pegadizos temas que si bien no pasarán a la historia sí que te harán pasar un buen rato: Hospital, The bird and the worm, Paralyzed (la mejor) o Pretty handsome awkward son canciones que triunfan en sus conciertos, y con razón (pero que nadie se espere encontrar aquí otra Maybe memories u otra Pieces mended). Los medios tiempos siguen estando ahí, y pese a no se tan ñoños como los de su predecesor, siguen estando por debajo de los que se incluyeron en aquel The Used.

     Un trabajo que flipará a sus fans, que hará a algunos perdonarles el patinazo anterior, que incluso les podrá encontrar un público nuevo y que sin duda es digno como para mantenerlos arriba un tiempo más pese a no ser ninguna maravilla, y no era fácil.

The Used – The bird and the worm, el primer sigle del disco.

Descargar disco




Disclaimer

Las descargas incluídas en las distintas entradas de este blog no están alojadas en el servidor de WordPress. Todos los links son links externos encontrados en otras páginas a archivos alojados en servidores gratuitos y por tanto de libre distribución. Su uso debe ser sólo como vista previa del material reseñado, debiendo ser borrado de su pc dentro de las 24 horas siguientes. UnderCore no se responsbiliza del uso ilícito que sus usuarios puedan hacer de estos archivos, apoya la compra de cds y dvd originales y condena la piratería.

Contacto

mcfly_hxc@hotmail.com

SECCIONES Y ESTILOS

Creative Commons

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Feed RSS

UnderCore no es el blog que más se actualiza del mundo, pero garantiza un mínimo de calidad en cada nueva entrada. Entiendo que entrar a diario en la página para ver que no hay nada nuevo es un incordio y por eso el blog tiene un RSS al que podéis suscribiros para que se os informe por mail cuando se haya escrito algo nuevo. Espero que hagáis uso de este servicio. Un saludo.

 ¡Suscríbete!

Blog Stats

  • 92,071 hits