Archive for the 'post-hardcore' Category

23
Sep
09

Krilin – When the time comes, there will be no time (2009)

La sorpresa de la temporada llega desde dentro de nuestras fronteras. En un año en el que los pesos pesados de casi todos los géneros están dejando caer sus nuevos trabajos, es el debut de unos vascos el que se ha llevado el gato al agua como la gran revelación de un año al que todavía le quedan algunos meses. Y es un verdadero orgullo saber que existen en España grupos capaces de sonar más interesantes e inspiradores que la mayoría de los que vienen de fuera, cuando a lo que estamos acostumbrados es a estar atentos a lo que viene de los Estados Unidos o el norte de Europa. Varios discos en los últimos años nos han mostrado que tenemos bandas capaces de poner en un aprieto a los grandes combos internacionales, y este que nos ocupa es la confirmación de que al fin estamos en disposición de convertirnos en uno de esos países exportadores de música de primera categoría.

Krilin han llegado sin levantar sospechas, sin promoción, sin un sello que les respalde y guardando un secreto que al ser revelado ha dejado boquiabiertos a todos aquellos que lo han escuchado. Ese secreto es su álbum de debut, Where the time comes there will be no time, una colección de diez canciones de una factura impecable y con el gran mérito de dejar entrever todas sus influencias pero integrándolas perfectamente en un sonido propio y con mucha personalidad. No se puede negar que estos chicos se saben de pe a pa el Vheissu de Thrice, el OK Computer de Radiohead y el White Pony de Deftones, tres discos sagrados y de cuyas relaciones polígamas nace este hijo bastardo. Contra todo prejuicio, Krilin suenan a los tres por igual pero a ninguno en particular, consiguiendo un disco tremendamente personal.

¿Qué puede salir cuando fundes los discos insignia de géneros tan dispares como el post hardcore, el indie pop y el nu metal, los remueves con paciencia y dejas secar al sol la mezcla? Pues un sonido totalmente nuevo, variado pero uniforme, unas veces contundente, otras melancólico, pero siempre con un resultado homogéneo, y esa es la gran virtud de este cuarteto: fusionan con maestría diversas influencias en un estilo totalmente compacto y reconocible.

Cada uno de los diez títulos es un imprescindible. El disco comienza de forma sosegada, con una “Elemental” que nos introduce en su universo en clave de post rock de gran delicadeza que torna rabiosa tormenta desde la mitad de la canción. “Intoxication” y “Myth of the Sun” se desmarcan como singles perfectos, de cadencia exquisita y sensibilidad majestuosa. “Coffee and Ants” por su parte es el trallazo del disco, con un riff matador y la colaboración de Marga de Trigger Travis para marcarse un tema arrollador, mientras que “Brave Stroke” supone el punto de madurez para esta primera parte del álbum, y que podría haber estado en la mencionada obra maestra de Thrice sin despeinarse.

Lo impresionante a estas alturas de disco es darse cuenta de que la segunda mitad es incluso más estimulante. El binomio que forman “Honest” y “(ab)” nos avisa: dos temas complementarios, el primero acústico y el segundo enchufado, con una preciosa melodía de guitarra para empezar y un final memorable con un guiño al “Creep” de Radiohead en sus dos últimos versos. Y para terminar, los tres temas que suponen la cumbre creativa de este magnífico trabajo como colofón final: “Body Exchange” hace gala de una emotividad que pone el vello de punta; “Why Hesitate” es, simplemente, una de las mejores canciones que he oído en mi vida (oír para creer) y “Some Like It Hot” finiquita el disco con un final apoteósico.

Las virtudes de Krilin son tantas que enumerarlas aquí sería eterno: sensibilidad, capacidad de hacer canciones redondas, un vocalista que se mueve con igual comodidad en varios registros, riffs poderosos, arpegios preciosistas… Un grupo que de no estancarse está llamado a ser uno de los grandes de nuestro país y quién sabe si de más allá de nuestras fronteras. Con un debut con tanta personalidad, trabajado con tanto mimo, con canciones tan buenas está claro que el límite lo ponen ellos. Y para colmo el disco sólo está disponible por descarga gratuita, con lo que lo puedes tener sin gastarte ni medio céntimo. Así que ya tardas.

DESCARGAR DISCO

Anuncios
19
Nov
08

Fear Before – Fear Before (2008)

Qué sorpresas te llevas a vaces en esto de la música. Me considero un desengañado por naturaleza, desconfiado en extremo que piensa que es muy difícil que un grupo saque más de un disco sobresaliente en su carrera. Bien es cierto que conozco muchas excepciones (Rise Against, The Mars Volta, Muse, Bad Religion, The Bled…), pero por lo general, cuando escucho un disco realmente bueno de una banda semidesconocida, mi sentimiento en el fondo es que no van a ser capaces de repetir tal hazaña. Y es una verdadera lástima que demasiado a menudo el tiempo me da la razón.

Por eso es una satisfacción difícil de explicar con palabras cuando pones grandes esperanzas en un disco próximo y el grupo te regala una nueva maravilla. Es precisamente la satisfacción que he sentido al pincharme este álbum. Para los que no les conozcan, este quinteto de Colorado que comenzaron su andadura musical con el nombre de Fear Before the March of Flames. Bajo esa denominación editaron dos primeros álbumes que flirteaban con el metalcore, el emo y el math metal a partes iguales, consiguiendo un sonido interesante pero sin llegar a cautivar. Fue en 2005 cuando con The always open mouth la banda se desligó de cualquier etiqueta entregando un trabajo fresco, original y experimental que transgredía todos los estilos a los que se habían visto adscritos anteriormente. Estructuras sorprendentes, escarceos con la electrónica, voces dobladas, melodías oscuras y, en definitiva, un álbum redondo con una cohesión pocas veces vista. De todo esto se desprende que dejaron el listón tremendamente alto de cara a sus siguientes trabajos.

La edición este año de su nuevo álbum me pilló por sorpresa, porque aunque hacía ya tres años desde aquello, les perdí la pista y me he enterado de la exitencia de este nuevo álbum cuando ya estaba a punto de salir. Quizá porque el grupo, probablemente conscientes de que su trayectoria musical está tomando un sendero distinto al que acostumbraba, ha decidido acortar su nombre a Fear Before. Y no sólo eso, sino que han titulado a su primer disco bajo este mismo, como queriendo afirmar que éste es el nuevo sonido de este “nuevo” grupo. Tras la primera escucha no pude más que rendirme a sus pies.

Es posible que este nuevo álbum no sorprenda como lo hizo The always open mouth porque no es sino una continuación de auqel, que fue el que marcó la ruptura. La grandeza de los nuevos Fear Before radica en haber cogido el estilo indefinible que les salió allí y hacerlo propio, asumiéndolo, asimilándolo y expandiéndolo para asentarlo como algo tangible y consistente y no fruto de la experimentación del momento. Lo difícil en todo esto es conseguir que la fórmula se traduzca en buenos temas, y esa es la mejor noticia: han conseguido traducir el concepto sónico de su anterior álbum a canciones con identidad y de calidad.

El sonido del álbum es difícil de describir: podría tratarse de un post-hardcore con reminiscencias emocore pero definitivamente más inquietos y marcianos que otros colegas como Circa Survive. Emparentados con bandas experimentales como The Fall of Troy o The Sound of Animals Fighting (con los que comparten la particularidad de tener dos vocalistas), Fear Before combinan la experimentación con la inmediatez, lo que hace que sus temas entren mucho mejor. Temas como Tree man o I’m fine today así lo atestiguan. Pero también nos encontramos bizarradas sónicas como esa Fear Before doesn’t listen to people who don’t like them en la que juguetean con el mathcore y el post rock en tan sólo tres minutos y medio, o Tycho, en la que se desmarcan como un grupo capaz de sacar himnos épicos en clave indie. Pero el momento más destacado y sorprendente del disco está en Jabberwocky, corte en tono de balada acústica que rompe todo prejuicio que podamos tener sobre esas dos palabras. Y todo esto es sólo el principio.

Una obra inmediata y marciana a partes iguales, capaz de emocionar y a mismo tiempo sorprender al más pintado con su desarrollo inverosímil y su estructura desestructurada. Creatividad desbordante para un sonido, hoy por hoy, único en el mundo.

DESCARGAR

07
Jul
08

Las dos estirpes de hermanos de sangre

THe Blood Brothers

THe Blood Brothers

O lo que es lo mismo, los dos nuevos proyectos de esa legendaria banda de Seattle que revolucionó el mundo del hardcore desde el principio de la década hasta su separación el año pasado. Hablamos cómo no de The Blood Brothers, que pusieron fin a su carrera como grupo el pasado año. Pocas noticias hemos tenido de ellos hasta ahora, pero se empiezan a vislumbrar los derroteros que tomarán sus vidas profesionales en el futuro inmediato. Lejos de olvidarse del mundo musical, ni siquiera se han separado sus miembros en plan diáspora. Al contrario, todos ellos siguen juntitos aunque por separado en dos proyectos nuevos que poco a poco ven la luz.

Descargar Jaguar Love EP

Por un lado tenemos a Johnny Withney y Cody Votolato, cantante agudo y guitarra respectivamente, qure se han asociado con Jay Clarck de Pretty Girls Make Graves para su nuevo grupo de corte indie experimental con tintes post hardcore. Su primera referencia está ya lista bajo el sugerente título de Jaguar Love y la verdad, por el sonido que podemos escuchar en este EP de presentación, nos podemos imaginar quién ha tenido la culpa de aquel giro hacia el indie que cada vez era más evidente en The Blood Brothers, especialmente en sus dos últimos álbumes. Los nuevos temas, no obstante, convencen por su originalidad y de momento es un buen presagio de cara a su disco de debut.

Del otro lado está el resto de la familia, es decir, el cantante grave Jordan Blilie, el bajista Morgan Henderson y el batería Mark Gajadhar que junto con el guitarrista original de Blood Brothers, Devin Welch, han creado el nuevo grupo Past Lives. Con vistas a editar próximamente su EP de presentación, de momento lo que podemos escuchar en su myspace es un post hardcore reposado que se aleja un poco de lo que nos tenían acostumbrados.

Habrá que esperar para ver quién se lleva el gato al agua, porque aunque aparentemente vayan a jugar en distintas ligas, las comparaciones van a estar ahí. Veremos si se repite la historia de la disolución de At the Drive-In. Yo al menos lo espero así, porque eso significará que nos encontraremos pronto con dos grandes bandas.

18
Feb
08

The Mars Volta – The Bedlam In Goliath (2008)

Portada     Enfrentarse a un disco de The Mars Volta es hoy en día una de las pruebas más duras a las que un analista puede hacer frente. Ante su gusto por las canciones largas, los discos kilométricos y las intrincadas estructuras uno no puede otra cosa que agarrase al asiento y esperar salir indemne. Con este cuarto álbum no es que hayan cumplido con la tradición, es que se han superado aún más. Hay mucho que decir de Bedlam in Goliath, producto también de la propia complejidad del álbum pero también de lo que subyace a la obra como mera traducción de las convicciones de sus creadores.

    Y digo esto porque da cada vez más miedo ver cómo Omar Rodriguez-Lopez, compositor de todo lo que se oye en el disco excepto las voces, va sacando discos como churros indiscriminadamente, seis en cosa de un año. Así es difícil, casi imposible, pensar que lo que hay en sus discos es más que una mera grabación de lo que se le fue ocurriendo en algún momento, y que por el contrario responde a una obra con sentido completo y pensada de cabo a rabo como un todo. Puestos en faena, el resultado no es ni una cosa ni la otra. Para empezar el disco tiene suficientes puntos geniales como para decir que es fruto de la improvisación y la experimentación más loca. Pero por otro demasiados elementos hay que parecen no encajar y que se repiten a lo largo de todo el minutaje.

    Para empezar la primera sensación que nos transmite el disco es que es el más trallero que han grabado hasta la fecha. Las canciones tienen un ritmo endiablado y apenas baja de revoluciones entre canción y canción hasta los últimos temas en los que hay alguna concesión a la tranquilidad. Pero aquí es donde aparece el primer elemento extraño: y hablo del trabajo en las baterías. Y no es que sea malo; de hecho aquellos que se lamentaban de la marcha de Jon Theodore pueden estar tranquilos porque Thomas Pridgen cumple su papel a la perfección, y con creces. Lo que no termina de cuadrar es que incluso en los pasajes más pausados y reposados del final del disco la batería sigue aporreando a toda pastilla, creando una sensación de tralla injustificada en partes en las que pegaría algo más relajado. Esto al principio del disco no se nota porque la velocidad es muy alta desde el primer momento hasta entrada la segunda mitad del disco, pero a partir del final de Agadez en adelante se hace evidente una descoordinación total entre la batería y el resto de elementos en demasiadas ocasiones.

    Otro de los aspectos criticables de esta nueva entrega es el exceso de elementos experimentales. La misma pega que tenía el para mí genial Frances the Mute pero llevada al extremo: si antes los minutos de la basura se guardaban para el principio o el final de los cortes, ahora cualquier momento es bueno para incluir la marcianada de turno. Pero que Omar y Cedric se entretengan con pedales de todo tipo y trasteen con moduladores de voz y demás etcéteras no es lo que más me preocupa.

    Creo que el punto más en contra que tiene el álbum es que la complejidad de la música de estos tíos se está haciendo cada vez mayor y como resultado el disco es prácticamente indescifrable. No así en los primeros temas, pues hasta Cavalettas el disco va camino de convertirse en magnánimo, a la altura de su obra maestra De-Loused in the comatorium: no se puede expresar con palabras pero temas como Aberinkula, Metatron, Goliath y Wax Simulacra confirman a The Mars Volta como un grupo especial e inimitable que tiene que hacer historia en la música. Y es porque son temas más contenidos, en los que las partes están más o menos diferenciadas, se entrevé una estructura lógica y se van menos por la ramas. Pero es a partir de esa especie de interludio que supone Tourniquet Man cuando el disco empieza a ponerse cuesta arriba para el oyente, pese a que el minutaje de los temas se ha reducido considerablemente respecto de sus álbumes anteriores. Y es que es prácticamente imposible discernir qué instrumentos están sonando al mismo tiempo en ningún momento, tal es su barroquismo. Si a esto unimos que dejan volar su imaginación en más de una ocasión para marcarse solos de todos los instrumentos posibles y que la experimentación con las mentadas maquinitas está a la orden del día, la suma da como resultado un potaje metido a presión en una olla con todos los ingredientes que quedaban en la nevera, un sonido terriblemente difícil de asimilar y en el que el receptor no puede hacer otra cosa que perderse y confiar en volver alguna vez a un lugar conocido. Y a veces pasa (Cavalettas tiene partes que evolucionan de forma distinta para luego repetir un par de partes varias veces a lo largo del tema) pero otras el desvío es de no retorno, y llega el momento en que se hace frustrante.

    Es esto un fallo (para mi gusto) que arrastran desde Amputhecture: aquella vez temas de hasta un cuarto de hora se adentraban en retorcidos caminos, lo que hacía que los temas perdieran personalidad y dieran más la sensación de largas jams que de canciones. Algo que podría tener en común con Frances the Mute pero incluso en este disco si me ponen medio minuto de uno de sus cinco temas puedo reconocerlo fácilmente. En el caso de The Bedlam In Goliath esto es muy difícil. Una extraña unidad que contrasta con el carácter desarraigado de un disco que se va por las paredes y que hace que al fin y al cabo la segunda parte del álbum sea una gran cruzada en la que constantemente se repiten los mismos recursos sin mucho sentido pese a esconder grandes momentos.

    Con todo este panorama es difícil llegar a alguna conclusión lógica pero con lo que me quedo es con que el disco es prácticamente perfecto hasta Tourniquet Man y a partir de ahí el grupo se desmadra. En ese resto del disco dan algo de lo mejor y mucho de lo peor de sí mismos: algunas partes memorables y otras insoportables, pero todo mezclado de una manera que pone en un brete al oyente y le impide disfrutar al completo de una obra que podría haber sido definitiva. Nuevamente se echa en falta la figura de un productor que les pare los pies a la hora de pulir estos detalles. Otro año será.

DESCARGAR DISCO

Aberinkula:

19
Ene
08

5000 rpm – [Héroe] de unxs… [Tirano] de otrxs (2007)

Portada      Hacía tiempo que no tenía la oportunidad de escuchar un buen disco de post-hardcore, y mucho menos en castellano. Pues bien, desde Bilbao, 5000 rpm nos traen su disco de debut, este [Héroe] de unxs… [Tirano] de otrxs en el que nos encontramos una grata sorpresa.

      Su estilo es muy personal, se les puede definir como un post-hardcore melódico cercano de alguna forma al sonido de los primeros trabajos de At the Drive-In sólo que en un tono más pesimista y oscuro, cosa que les entronca de alguna manera con lo ofrecido por Standstill en su disco homónimo, aunque si buscamos referencias más cercanas no podemos dejar de citar a nuevenoventaycinco y Cordura.. Lo cierto es que la estructura del disco está muy lograda, podríamos dividirlo en tres partes: una primera más experimental en la que predominan los ritmos quebrados y las progresiones de acordes, una segunda más ecléctica con temas que coquetean con otros estilos y una última con canciones más reposadas y melancólicas. El grupo se defiende a la perfección en cada una de sus facetas.

     De los primeros temas podemos destacar el trabajo de las guitarra, creando una atmósfera perfecta en la que nos recuerdan de alguna manera al debut de los gallegos Día de Furia: directos, con un estilo que engancha y temas como Expira, quizá el mejor corte del álbum. Luego, con el triplete que forman Menos uno, Por ti y Camino elegido la banda nos muestra su versatilidad: el primero, un tema instrumental progresivo en clave post-rockera en el que se muestran como pez en el agua; el segundo, cercano a los terrenos del screamo y el tercero, con escarceos hardcore punk. Un trío que nos prepara para entrar en la última etapa: la que forman Ella, Integración y Único, tres temas algo más reposados en los que la melodía fluye de otra manera dándole una nueva dimensión a su sonido y completando un disco redondo en el que no sobra ni falta nada, sobre todo porque la banda se muestra muy eficaz en cada uno de sus registros y entrega canciones de gran calidad.

      En el apartado lírico 5000 rpm se muestran como una banda comprometida o, al menos, preocupada por los problemas del mundo. Las letras giran en torno a valores como la libertad y la paz, la seguridad personal, conceptos como el hambre y la guerra y, sobre todo, la actitud de los gobernantes del mundo. Y lo hacen desde un punto de vista crudo, explícito, dejando preguntas en el aire, y precisamente por esto quizá se agradecería un estilo más evocador y abstracto, aunque si los grandes Refused escribían así, ¿por qué no ellos también? En este sentido habría que hablar del gusto del grupo por incluir samplers de voz, recurso del que abusan un poco como complemento a sus textos (increíble la frikada de meter una cita de un episodio de los Caballeros del Zodiaco).

     Pero quizá la mayor pega que le encuentro al disco se halla en el apartado vocal. Las voces rasgadas que gobiernan el disco de principio a fin no acaban de convencerme y las melodías no parecen estar muy trabajadas. No es que el resultado sea malo, pero se agradecería una mayor variedad de registros y más dedicación a las melodías; los coros, sin embargo, están integrados con gran acierto y aportan frescura a la escucha aunque quedan ensombrecidos por una producción algo pobre.

     Pese a estas pequeñas puntualizaciones, lo cierto es que nos encontramos ante un muy buen debut en el largo de una buena banda con un estilo propio, equilibrado y con muchas cosas que decir que seguro que en un futuro nos dará grandes alegrías. Una de las que ya nos ha dado es la oportunidad de disfrutar de su música gratis distribuyendo el disco por la red, así que os lo dejo para que también vosotros podáis disfrutarlo.

DESCARGAR DISCO




Disclaimer

Las descargas incluídas en las distintas entradas de este blog no están alojadas en el servidor de WordPress. Todos los links son links externos encontrados en otras páginas a archivos alojados en servidores gratuitos y por tanto de libre distribución. Su uso debe ser sólo como vista previa del material reseñado, debiendo ser borrado de su pc dentro de las 24 horas siguientes. UnderCore no se responsbiliza del uso ilícito que sus usuarios puedan hacer de estos archivos, apoya la compra de cds y dvd originales y condena la piratería.

Contacto

mcfly_hxc@hotmail.com

SECCIONES Y ESTILOS

Creative Commons

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Feed RSS

UnderCore no es el blog que más se actualiza del mundo, pero garantiza un mínimo de calidad en cada nueva entrada. Entiendo que entrar a diario en la página para ver que no hay nada nuevo es un incordio y por eso el blog tiene un RSS al que podéis suscribiros para que se os informe por mail cuando se haya escrito algo nuevo. Espero que hagáis uso de este servicio. Un saludo.

 ¡Suscríbete!

Blog Stats

  • 92,151 hits